5 trucos para implementar conocimientos - Ire Martín - Emotional business
flamenco rosa tristeza

5 trucos para implementar conocimientos

¡Por fin nos vemos!

Echaba de menos el teclear, el ir con la hora pegada al culo, el programar la newsletter, el retomar las cosas serias riéndonos y el publicar, y publicar, y publicar.

El septiembre es el nuevo enero.

De siempre.

No es nada nuevo.

Y como cada semestre nos echamos las manos a la cabeza porque nos hemos apuntado a muchas formaciones pero no hemos implementado ni la mitad de cosas que hemos aprendido o porque no hemos hecho casi nada de lo que queríamos para avanzar.

¿Por qué me ocurre esto?

Toda esta acumulación de conocimientos esperando en la bandeja de entrada para ser abiertos ocurre por:

  • Síndrome del cursillista de pro: te embarcas en muchas cosas por la necesidad de saber y saber más, da igual que sea un curso de Facebook Ads o un taller de física cuántica aplicada a la tarta de zanahoria estilo boho chic. El caso es que no podemos evitar abrir pay pal, igual que un diógenes no puede desprenderse de esos papeles que llevan siglos acompañándole.
  • Síndrome del impostor: trampa doble. Creemos que no somos lo suficiente y por eso nos formamos y formamos o empezamos un millón de cosas porque siempre nos falta algo.

Pero, queridísima Géminis, todo esto sin implementación no sirve para nada, porque el movimiento se demuestra andando.

Por eso en todo lo que hago, ya sea formaciones o asesorías, siempre el método conlleva que se aplique sí o sí (al ritmo, of course) pero que se aplique.

Y tú, ¿de quién eres?

Si eres lo uno, lo otro o una mezcla de las anteriores, necesitas estos 5 trucos para poder implemantar todo lo que vas aprendiendo por ahí y también lo que ya sabes.

 

1.Detectar la resistencia. No hay excusas, hay resistencias. Cuando ocurre un imprevisto, simplemente reubicamos la tarea y la cumplimos. Si siempre hay mil imprevistos, ocurre algo más, darling. Tenemos la sensación de descontrol de nuestra vida y eso es por algo. Siempre. Estos son algunos motivos por los que sentimos resistencia a implementar o ampliar conocimientos:

  • Miedo a no saber hacerlo bien.
  • A no ser lo suficientemente buena.
  • A darse cuenta de que no vale para eso y que no va a mejorar.
  • Querer postponer enfrentarnos.
  • No apostar realmente por nuestro proyecto porque aún no hemos dado con el modelo que nos satisfaga del todo.

 

2.Cargárnosla. Al detectar nuestro miedo normalmente sentimos automáticamente un estado de mayor tranquilidad al quitarnos la culpa inconsciente y transformarla en una explicación que calma nuestro machaque constante por no estar avanzando. Puedes escribirlo (a lo que yo llamo vomitar sentimientos).

Conocerse más a una misma es de guapas, y estudiar nuestros mecanismos de autosabotaje es de misses. Ahí lo dejo. En cuanto escribas cómo te sientes y dejes que salga todo, sentirás que estás recuperando el control ya que por fin sabes el motivo real detrás de lo que está ocurriendo. Y sí, nuestra mente bucleliana descansará (#ovación).

3. Mini yo, tú eres mi súper mí. Dividir tareas grandes en tareas pequeñas hace que sea mucho más fácil agendarlas.

Este verano he tenido varias asesorías estratégicas con una chica que tenía una tienda de ropa bohemia preciosa pero no tenía tiempo nunca para nada (o esa era su sensación). Lo que hemos hecho es dividir las horas REALES que podía dedicarle al día o a la semana al proyecto y crear periodos de media hora productiva para que no se agobiase  y a la vez fuera cumpliendo sus metas.

4.Segmentación tareil. La mejor forma para optimizar el tiempo es dedicando ratos más largos a tareas más cortas.

Al igual que el resto del año podemos dedicar un día a programar todas las redes sociales, en vez de dedicar varios ratos cada día a esto, es más productivo guardar una tarde/mañana/periodo de tiempo X a la semana para dedicarlo a ese curso, tarea o aprendizaje que hay que implementar.

Si además ya tenemos definidas las subtareas, mejor que mejor.

👉🏼📝Nota en el parabrisas: con tareas no me refiero a las que ponga el “profe” o propongan en la formación/post/vídeo que sea, sino directamente las que tú necesites para que ese conocimiento sea una realidad en tu negocio. Por tanto deben incluir: enterarse de qué es [insertar término/app/plugin/loquesea del cual no tenemos ni idea pero que deberíamos conocer antes de implementar], etc.

O como por ejemplo si queréis empezar a hacer vídeos pero tenéis pánico a poneros frente a una cámara, debéis apuntar eso y tenerlo en cuenta para los tiempos.

Si es vuestro caso, os recomiendo seguir el reto #meAtrevoConStories de Tania Lasanta en instagram, que yo apoyo, recomiendo y participo. Consiste en subir un stories dando la cara cada día del mes de septiembre, la mejor forma de perder el miedo, conocer gente a la que le ocurre lo mismo y traspasar barreras. Ahí os espero!

5.Acción > Pide ayuda. Desahogarse sobre una pared con la que nos encontramos, una sensación de alfabetismo digital (o de lo que sea) o un bloqueo creativo que no te deja avanzar, pasa cíclicamente en la vida de cualquier emprendedor.

 

Contarlo y pedir ayuda para atravesar ese momento, siempre nos ayuda por dos cosas:

  1. Alguien puede darnos un atajo más fácil
  2. Al tomar acción y planteárselo al mundo le decimos a nuestro cerebro que estamos activos en busca de soluciones y por tanto la sensación de bloque se reduce hasta el menos infinito.

La forma la eliges tú: tu entorno, un grupo de Facebook, asesoramiento profesional… Escúchate y a ver qué te cuentas.

Como esta lista es muy larga y quiero que la hagamos entre todos para que podamos recurrir a ella cuando estemos en ese momento, me encantaría que me dijeráis en comentarios qué hacéis vosotros cuando estáis en un periodo en el no sois capaces de implementar algo y cómo os sentís con ello.

 

Si os ha gustado el post también me sacará una sonrisa que me lo digas. Os espero en comentarios con una bolsa de palomitas para leeros.

 

 

Suscríbete y únete a recibir inspiración 
y contenido para emprendedores no convencionales

6 Comments
  • Vero
    Posted at 09:59h, 04 septiembre Responder

    ¡Hola, Ire!

    ¡Agendar, agendar, agendar cositas que no se te olvidarán! Y sí, más que cierto. Llevo haciéndolo siempre y sobretodo cuando estaba en la Uni y ahora que estoy con el negocio, ni te digo. Todoooo por pequeña que sea la tarea la apunto. Mi croquis es apuntar los objetivos que quiero conseguir cada mes, normalmente apunto 2 (uno a mediados de mes y otro a finales de mes) así tengo dos semanas, donde apunto pequeñas metas cada día y repaso final 1 0 2 días antes del lanzamiento, Si es un objetivo grande (ejemplo, tipo cambio de web, investigación sobre un tema para el blog) suelo dedicar todo el mes.

    Un abrazote enorme,

    Vero Guerrero.

    • Ire Martín
      Posted at 11:39h, 05 septiembre Responder

      ajjjaaj no sé si ha sido aposta pero te ha salido un slogan genial con rima incluida. Me parece muy buena organización, sobre todo porque se adapta a tus tiempos y lo haces de forma realista a lo que tú tardas. Es fundamental conocerse para acertar al máximo, principalmente cuando el tiempo es nuestro valor más preciado (siempre he odiado esta frase hecha, cachis! jajaja). Mil gracias por comentar y ¡compartir tu método! ¡Un beso!

  • Andrea Goro
    Posted at 18:56h, 04 septiembre Responder

    Me ha venido de perlas leer esto, más que nada para saber que a otra gente le pasa y que no soy la única que se agobia con todo lo que quiere hacer, jaja. Tienes toda la razón, a mí lo de las micro-tareas o micro-objetivos me funciona 🙂
    Yo también estoy apuntada al reto de #MeAtrevoConStories, por cierto, pero no voy a hacerlo cada día sino cada lunes, subiendo consejos y recomendaciones para quien lo vea. ¡A ver si duro…!
    Un saludo,
    Andrea

    • Ire Martín
      Posted at 11:41h, 05 septiembre Responder

      Qué guay! Muy buena idea los consejos de los lunes. Lo mejor de todo es adaptar las cosas (entiéndase como retos y propuestas varias) a nuestro ritmo y lo que nos nazca. Oblugarnos y forzarnos es mal, pero tener acciones que vayan acorde a lo que necesitamos es bien. Lo de las micro tareas a mí me ha ido salvando la vida. Soy muy exagerada y muy intensa (sé que se nota jaja) y no era naaaada realista con la capacidad real de producción de las tareas. Organizarme en micro acciones ha sido una bendicción que ha duplicado bastante lo que consigo al final de las semanas. ¡Dios salve a los micro objetivos! 😀

      ¡Muchos besos!

  • Sònia Molinas
    Posted at 15:31h, 05 septiembre Responder

    Hola,

    Me chiflan tus posts. Me gusta mucho todo lo que haces y como lo haces.

    Yo planifico el día anterior lo que quiero hacer. Y cada nuevo día empiezo diciéndome a mi misma que no me dispersaré ni me desviaré de mis objetivos. Y cada día lo mismo. Van apareciendo “cosillas” y yo voy dando tumbos de una tarea a otra. Acabo agotada.

    Y al final del día, no es que no haya hecho nada, pero no he llegado a hacer todo lo que me había propuesto.

    Tu post me viene de perlas, Justo hoy pensaba en lo que podía hacer para dejar de hacer el zombie y va, y aparece tu post en mi muro.

    Así que voy a empezar a implementar tus trucos. Haré un horario.

    Trucos 1 y 2: negociar con mi ego me va bien. Aunque me diga que lo que hago no vale nada y no le va a interesar a nadie, yo estoy ahí dándole, sin prisa, pero sin pausa. Y no me paraliza. Este verano he lanzado mi blog y estoy haciendo experimentos con FB Ads para ir creando mi lista de suscriptores.

    Trucos 3 y 4: esos son los que van a ir en el horario. A ver si lo cumplo. En el cole y en la uni ya los hacía pero me los pasaba por el forro…

    Truco 5: tengo una emprendebeffa que me entiende cuando no lo hace mi entorno y los grupos de FB, que son una maravilla.

    ¡Ya te contaré! Un abrazo,

    Sònia

    • Ire Martín
      Posted at 16:19h, 05 septiembre Responder

      Qué guay tu comentario! Me encanta lo de negociar con el ego jaja muy necesario! Lo del horario funciona genial porque además te vas comprometiendo contigo misma, que es realmente donde se produce el cambio. Lo que te dices cada mañana es un plus que está genial, empezar el día así ya es garantía de la actitud que le echas y eso ¡¡ES MUCHO!!

      Mil gracias por comentar y por aportar tanto sobre cada punto, ya nos contarás cómo evoluciona la cosa <3
      ¡Un beso enorme!

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.