Pide un deseo

Banda sonora del post: Ayurveda – Niños Mutantes

Playlist Transporte a las estrellas. (Letra al final del post).

3…2…1 y ¡acción!

En riguroso directo desde los pinceles, por y para vosotros, aquí estoy estrenando mi nueva casita online.

(Inserte ejército de flamencas de whatsapp y vítores varios aquí).

¡A ver si os acordáis de una cosa! Hace unos días publiqué una foto en Instagram y Facebook que os movió más de lo que pensaba y que varios de vosotros compartisteis . La foto era esta… ¿Os suena?

dibujando-estrellas-pide-un-deseo

Ese día os contaba la paja mental teoría de que si todas las mañanas piensas en un deseo imposible, tu mente acaba abriéndose a otras posibilidades y rompes tus barreras.

No iba a hablar sobre esto para estrenar el blog, pero pensando en cómo transmitiros lo que siento hoy, me di cuenta de que casualmente esta foto fortuita, tenía mucho que ver con estar aquí y ahora, abriéndoos la puerta de mi casa. Os cuento…

Fue en un curso sobre física cuántica, en la época en la que me estaba tomando un descanso de la comunicación y eventos y me estaba actualizando en gestión emocional. Por aquel entonces vivía en Barcelona, una época bonita pero también complicada, y me venía genial agarrarme a esos deseos imposibles para evadirme.

Mi mente perturbada creativa y juerguista inventaba de todo, métodos de adelgazamiento instantáneos (no me digáis que no os apuntáis), las cápsulas de Dragon Ball para guardar el coche sin preocuparte del aparcamiento, mando mental para tele/vídeo/iPhone/iPod/iLoquesea y cualquier objeto que obligue a hacer un mínimo abdominal para levantarte a activarlo, la píldora del día después de las decisiones erróneas, etc. etc. A los días de practicar esto, que me resultaba inútil pero divertido, volvió a despertarme mi yo interno diciéndome… “Ire, tienes mono de eventos, y lo sabes”. Yo no hice mucho caso porque solo me escucho a mí misma los días impares como hoy, pero ese pensamiento volvía una y otra vez…

Y como siempre, ¡Google lo sabía! No paraba de ver artículos sugeridos de comunicación y eventos, me contactaban antiguos compañeros para ofrecerme trabajo en el sector, algo por dentro me lo pedía… hasta que no me resistí más y decidí que mi break ya había caducado y había que volver a la palestra.

Hasta hoy no había relacionado las dos cosas, ese ejercicio inocente y el estar aquí ahora mismo, pero es cierto que algo empezó a moverse por dentro y esos pasos me han llevado aquí, a mostrarme entera por y para vosotros.

A veces las cosas pequeñas, sin importancia, las acciones en las que no tenemos nada que perder son las que nos lanzan a brillar más fuerte. A veces. A veces los consejos que has oído una y otra vez, de repente un día se instalan en ti y te dan ese impulso que necesitabas. A veces la vida te pone delante a personas que sin darte cuenta trazan puentes delante de ti para que avances. A veces.

La semana pasada tuve una reunión importante con un potencial cliente. No me suele pasar, pero ese día estaba súper nerviosa. De camino a la reunión, se lo fui contando a alguien que está entrando en la lista de mis imprescindibles vitales y su consejo fue… “Ire, estate tranquila, simplemente sé tú misma, porque si no consigues nada siendo tú misma, es que poco más podías hacer”. Simple. Directo. Eficaz.

Ese momento fue uno de mis “a veces” y algo por dentro se reordenó para recordarme eso. Todo lo que conseguimos en nuestra vida, lo bueno y lo malo, es por ser cómo somos, por todas las decisiones que tomamos con nuestras directrices internas, y por todos los deseos ocultos que no decimos en voz alta por miedo al éxito y al fracaso.

Hoy mi casa se abre de par en par por y para vosotros, para seguir soñando en voz alta, protestando en voz baja y cantando al ritmo que nos permite el corazón. Si os embarcáis conmigo, aquí tenéis mi lugar favorito para que os pongáis a mi lado y sintáis que esta también es vuestra casa.

Letra Ayurveda – Niños Mutantes

Todo el tiempo que estamos encerrados
respirando sólo aire estancado,
hibernando entre muros de cemento,
olvidando que sólo hay un momento.

Un momento sólo porque no hay pasado,
porque no hay futuro, sólo hay un momento
y nos lo pasamos esperando algo,
olvidando que todo lo tenemos
.

Y en este momento en que oyes esto,
esta música que no tiene dueño
porque es de ti y del universo,
de las ondas que ya se han escapado,
porque ya no están en este momento,
en este lugar, en este rincón del firmamento
que nos han regalado para siempre
,
para siempre, para siempre,
para siempre …
para siempre …

Todo el tiempo que estamos encerrados
respirando sólo aire estancado,
hibernando entre muros de cemento,
olvidando que sólo hay un momento.

Un momento sólo porque no hay pasado,
porque no hay futuro, sólo hay un momento
y nos lo pasamos esperando algo,
olvidando que todo lo tenemos,
todo lo tenemos,
todo lo tenemos,
todo lo tenemos…

COMPÁRTELO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Posts relacionados

4 comentarios
  1. Carmen 29 de septiembre de 2015

    Mi deseo para hoy es que este proyecto que acabe de nacer ¡vaya genial! 🙂

    Ha sido estupendo poder trabajar contigo durante todos estos meses, Ire. Estamos encantados y agradecidos porque confiaras en nosotros para echarte una mano con esta web.

    Ojalá venga cargada de proyectos y muchos éxitos. ¡Te lo mereces!

    Un besote enorme,
    Carmen

    Responder
    • Ire Martín 1 de octubre de 2015

      Ayyy ¡¡mi Carmen!! Qué hubiera hecho sin ti. El nuevo retoño ha nacido sano y feliz gracias a vosotros y siempre os tendrá en sus oraciones jajaja. GRACIAS por todas estas semanas de curro al más altísimo nivel. Os merecéis todo lo que me deseais multiplicado por infinito.
      Un millón de besos!!

      Ire

      Responder
  2. Aida 1 de octubre de 2015

    Gracias por abrir las puertas de tu casa, estas recorriendo un nuevo camino, que a mi me parece muy valiente. El comentario de conseguirlo por ser tu me ha puesto la piel de gallina.
    Adelante, y felicidades por este blog, te seguire y te apoyare!
    Besitos de luz

    Responder
    • Ire Martín 1 de octubre de 2015

      ¡¡Guapa!! Jo, ¡¡muchas gracias!! Si me ves valiente, debe ser el reflejo de ti misma, ya sabes…
      Y sí, el comentario de conseguirlo siendo yo a mí me tiene temblando por el autor. Siempre está bien recordarlo 🙂
      Mil gracias por apoyarme en esto tan diferente, pero con la misma esencia. Muchos besos 🙂

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Curso online gratis

Cómo desbloquear lo que está frenando tu empresa y tu vida

Un bloqueo emocional ha tomado las riendas de tus decisiones y sabes que es el momento de decir basta y dar una vuelta más. Accede a mi audiocurso y descubre las claves para comenzar a hacerlo.

Las personas como tú visitaron…

Vivo fuera de la zona de confort, tal vez por eso pocas veces me verás en tacones.

¡Pero hablemos de ti!

Elige el tema que te interesa leer o escuchar y déjame un comentario cuando lo hagas para saber qué contenidos te gustan más.

Si eres nuevo por aquí, debes saber que soy escritora, publicista especializada en psicología de la comunicación y diplomada en Bioneuroemoción®. Tengo tendencia a lo políticamente incorrecto, escribir sin filtro y ahuyentar el postureo, por lo demás no tienes nada que temer. Esta es tu casa, puedes pasearte descalzo.