Cómo ganar más de 3000€ al mes - Ire Martín - Emotional business

Cómo ganar más de 3000€ al mes

3.000€ al mes.

Es la cifra standard con la que los emprendedores empiezan a soñar.

Luego va creciendo a 5.000€, 10.000€, 100.000€… ad infinitum.

La inestabilidad económica y emocional que supone montar tu propia empresa no es pequeña. Te enfrentas a la incertidumbre, a no saber si llegas o no a fin de mes, a inversiones constantes y sobre todo a la gestión del cambio, que como te contaba el otro día en esta publicación de Instagram, para mí es el origen del sufrimiento emprendedor.

 

Pero, ¿por qué 3.000€?

¿Han hecho cuentas, realmente, para saber que esa es la cifra que necesitan para todo lo que quieren tener/hacer o es a ojo?

Te puedo asegurar, que dependiendo de la relación que tengas con el dinero, 3.000€ pueden cundirte mucho, o igual que si fueran 100€. Nuestra mentalidad es clave para que ancle, después, nuestra estrategia.

Si hay algo que aprendí de la abundancia es que el para qué es clave. Los deseos vacíos al final solo muestran carencias y no objetivos reales y por eso las cosas no llegan.

Es como el clásico “quiero que te toque la lotería”. En realidad, queremos que nos toque porque hemos relacionado que es algo que eliminará nuestras carencias económicas, pero ¿realmente es así?

Tenemos la suerte de ser los dueños de nuestras decisiones y nuestras estrategias, así que te animo a que le pongas cifra a tus sueños y al estilo de vida que quieras tener. Que no sea ni desde la carencia (yo con lo justo me conformo) ni desde el ego (cifras que superen a mi alrededor por aquello de ver quién la tiene más grande).

 

Cómo funciona el mecanismo de la abundancia

La abundancia no solo se refiere a dinero, abundancia es amor, salud y TODO LO QUE PERMITES RECIBIR.

Si tienes mala relación con la abundancia, seguramente sea porque te abres poco a recibir.

¿El motivo? Culpa (creencia de que no hay para todos y si gano yo, pierden otros), falta de merecimiento, fidelidad familiar (si mi familia e smuy humilde, yo también), no sentirme suficiente (relacionado con el merecimiento) y un largo etc.

Pero, queridos, esa es una puerta de entrada y de salida, o sea que tiene que ver con la forma en la que damos nosotros.

Hay gente que siente que da mucho y recibe poco. Tal vez es tu caso.

Si es así, pregúntate honestamente desde qué actitud das. ¿Es desinteresado? ¿Por recibir algo a cambio (también vale para el amor)? ¿Das a todo el mundo con la misma actitud? ¿Cuánto te das a ti?

Esta última pregunta, seguramente, sea donde más patinéis. Es un clásico. Nos damos poco y por eso recibimos poco.

Es una de las cosas que más me gusta trabajar con mis clientes de mentoring porque las transformaciones son preciosas. Te animo a que hagas un poco de autoindagación en este aspecto para que veas cómo están de abiertas o cerradas tus puertas del dar y recibir.

Si no tenemos dinero es poque nos causa más estrés tenerlo que no tenerlo, como te contaba la semana pasada aquí, y por tanto no lo alcanzaremos.

Por ejemplo, si estamos muy conectados con la carencia y todo nos parece muy caro (nuestros precios y los ajenos), nuestro cerebro seguirá programado para permanecer ahí. Al final, habrá convertido a la carencia en su zona de confort y aunque haya una parte que no le guste, habrá otra que le haga sentir seguro. A mí me ha pasado durante muchísimos años.

Pero entendí que mi puerta de salida también estaba bastanta cerrada. Me daba miedo compartir conocimientos de más por si me quedaba sin ellos o me copiaban (que ocurría porque lo materialicé con mis miedos) o cualquier conspiranoia que fuera eso: inseguridad y carencia.

Comprendí que cuando los gurús dicen que cuantas más cosas gratis das, más recibes, no era solo por una estrategia de marketing y de generar confianza mostrando conocimientos, que también, sino porque te abrías a compartir a corazón abierto y el mecanismo de la abundancia empieza a funcionar más rápido porque el caudal de lo que das es también más grande.

Por eso hacer inversiones inteligentes también hace que el dinero se multiplique. Es equilibrio y comprender esto hará que toda la estrategia empresarial detrás, tenga más aterrizados los para qués más profundos y por tanto funcione 100 veces mejor.

Considero que el tandem ganador es el que auna la mentalidad y trabajo con creencias junto con una buena estrategia empresarial, de comunicación, ventas y que ejercite la visión estratégica y emocional empresarial, lo que aúno en mi método Emotional Business®.

Lo uno sin lo otro se queda en un a medias que propicia el efecto yoyo. Si trabajas las creencias, luego tendrás que buscar alguien o miles de cursos con quien trabajar lo demás y viceversa. Hay muy muy poca gente que tenga ambas cosas fusionadas y funcionando, así que te recomiendo que empieces desde ya a poner la mirada fusión del Emotional Business® para que ninguna pata se quede coja 🙂

¡Recapitulando!

Haz un repaso de todos tus para qués. Te quieres comprar una casa, quieres llevar a tus hijos a X colegios porque van más acorde a la crianza respetuosa que quieres hacer, quieres visitar tal país, invertir en un mentor o en alguna formación para tu empresa… Construye tus para qués para que tu cerebro pueda trazar un camino hacia ello.

Y ahora vamos a aterrizarlo en acciones y estrategia.

 

 

Estrategia empresarial para multiplicar conversiones

Una vez tengas tu cifra, es tan fácil como:

  • Calcular cuánta gente que te tiene que comprar.
  • Audiencia a la que tienes que llegar para obtener ese % de conversión (calcula 1-2% de tu lista de suscriptores, en redes sociales los porcentajes son distintos).
  • Decidir si quieres llegar de forma más lenta pero gratuita/orgánica: colaboraciones y acciones varias. O si quieres ir por vía rápida con Facebook/Instagram Ads.
  • Planificar en qué momento del año vas a hacer tus lanzamientos más grandes y en qué época es más propicio que promociones servicios o infoproductos/productos de menor coste.

Para esto último, puedes descargarte gratis mi calendario emocional para que veas cuándo es la mejor época del año para lanzar lo que haces en función del ciclo emocional de tu público.

 

 

Pon foco en lo que ayuda, DE VERDAD, a tu comunidad y si no lo sabes: INVESTIGA.

Muchas veces caemos en suposiciones y eso es lo que nos mata porque nos aleja de la mente inocente donde nuestra percepción no está contaminada y por tanto captamos mucha más información y mucho más valiosa.

Una vez tienes tus objetivos ubicados en el calendario, ya sabes qué tipo de contenido alimenta esos objetivos y solo tienes que trabajar en cargarte las objeciones, o sea los motivos que puede tener la gente para no comprarte.

 

Normalmente son:

  • Precio
  • Tiempo
  • Falta de confianza en ti.

 

Si la inversión es elevada pero lo vale, puedes poner facilidades de pago pero por supuesto si les parece caro (que no es lo mismo que mucho dinero) es porque no has transmitido el valor que tiene (incluso puede que seas tú quien no se termina de creer el valor), es decir, creen que los resultados que van a obtener comprándote no van a merecer la pena. Tienes que mostrarles ese valor, con testimonios, con post educativos, con trainings para abrirles los ojos a lo que van a obtener, pero sobre todo creyéndotelo.

 

Sobre el tiempo ocurre parecido. La percepción del tiempo es muy relativa y no les importará invertirlo si saben que lo que van a obtener a cambio es la bomba. Siempre pasa todo por una falta de percepción del valor.

Falta de confianza en ti de los usuarios. Para mí este es el origen de cualquier otra objeción y se corrige generando esa confianza, especialmente en redes sociales y en tus contenidos, que es donde pasan el tiempo la mayoría de personas que forman parte de tu audiencia. Debes mostrar que sabes de lo que hablas, por eso es importante un ejercicio de honestidad contigo mismo para separar la paja del trigo y dar valor sin miedo ni frenos. Recuerda lo que hablábamos de la puerta de entrada y salida.

En esto, te doy un consejo personal que a mí me sirvió mucho en su momento: si crees que se te va a terminar lo que sabes, APRENDE MÁS y no se gastará. Es la clave, seguir formándote y evolucionando para ser mejor profesional y, además, cargarte muchos miedos.

Cuanto más valor y precio quieras que tengan tus precios, más debes trabajarte la confiabilidad de la gente y eso pasa de la queja y la parálisis por análisis a la acción.

 

Estas 3 acciones te servirán de atajo:

  1. Averigua las cosas que les causan desconfianza y escribe o habla sobre ello.
  2. Genera debate sobre aspectos de actualidad en tu sector o relativos al segmento al que te diriges. Será una buena oportunidad de mostrar que sabes de lo que hablas.
  3. Pregunta a la gente cómo se siente ante X situaciones que tú resuelves. Sus problemas, sus frenos, sus objeciones. Cuanto más te intereses en tu audiencia, más se interesará tu audiencia en ti.

Siempre puedes acostumbrar a la audiencia a tus precios poco a poco ofreciendo productos/servicios de distintos rangos y por tanto de distinto valor para que vayan rompiendo la barrera y empiecen invirtiendo poco pero que puedan comprobar lo mucho que vales para después seguir invirtiendo más.

Somos humanos y todos tenemos miedo, tanto consumidores como vendedores. Empatiza

Actitud ganadora

Lo que siempre te va a nutrir en positivo es:

  • Trabajar tu comunidad sí o sí.
  • Si tienes miedo a mostrarte, trabájate ese miedo creando formatos donde pueda darte menos miedo. El objetivo es mostrar tu valor, debes poner tu mente en modo recursos para averiguar qué forma te asusta menos. Mucha gente, por ejemplo, se está pasando al podcast por este motivo y me parece un gran idea.
  • Si no sabes cómo expresarte, lee, investiga, fórmate. El problema no es el bache, es que creamos que no sabemos gestionarlo.
  • Si no sabes defender tus precios o diseñar un servicio que valga ciertos precios porque no tienes enfocado todo tu talento donde debe, pide ayuda o contrata un mentor.

En definitiva, analiza todo lo que te falta, sal de la queja, ábrete a ver la realidad aunque sea dura para poder enfrentarla buscando y generando los recursos que te faltan para ser cada vez más fuerte vendiendo.

Espero que todas estas pinceladas te abran la mente y que consigas siempre lo que te propongas.

Si quieres profundizar y que trabajemos juntos en 2019 para que consigas hacer crecer tus ingresos y realmente puedas crecer a todos los niveles, rellena el formulario para solicitar información y una plaza en mi programa de mentoring. Ya ha entrado la primera hornada de proyectos, poquitos y selectos, pero todavía hay sitio para algunos más. Si apuestas y crees en tu proyecto, aquí te espero.

Me encantará contestarte en comentarios las dudas sobre tu situación, los frenos que te encuentras a la hora de vender o de poner los precios. Cuéntame tu situación y te contesto rait nau. Emprender es compartir, ya sabéis <3

 

Un beso enorme y mil gracias por leerme una semana más.

 

Suscríbete y únete a recibir inspiración 
y contenido para emprendedores no convencionales

2 Comments
  • Conchita
    Posted at 10:56h, 02 diciembre Responder

    Me he quedado en el ¿cuanto te das a ti?, he seguido leyendo pero en mi cabeza seguía sonando el ¿cuanto?. De hecho he releído el resto varias veces porque ese cuanto me incordiaba y no me dejaba entender. Y hasta que no he contestado no he podido avanzar. Mi respuesta es nada, cero pelotero, nazing de nazing. Pero ya no, estoy empezando a pensar en mi primero, bueno, algunas veces jajajaja, uff que me cuesta!! Pero lo conseguire. Mil gracias como siempre por tu sabiduría ❤️

  • Alma
    Posted at 04:06h, 03 diciembre Responder

    Excelente. Gracias por tus consejos. Trabajaré en los puntos. Saludos!

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.