La manipulación oculta del elogio

TRANSCRIPCIÓN

“No te preocupes, si sabes que vas a sacar muy buenas notas. Si tu eres muy listo. Vas a tener mucho éxito en todo.”

“Vas a petarlo. No puede ser de otra forma”

 

¿Frases inocentes o no? Hoy te cuento lo que no se ve.

 

[CABECERA]

 

Hola a todos, soy Ire Martín, publicista, escritora y diplomada en bne, y en este podcast hablamos de mentalidad, emprendimiento, psicología, conciencia de unidad y mucho amor con humor.

 

Creo que hoy voy a tocar uno de los temas que más me sorprendió cuando lo pude ver con los ojos de la conciencia.

 

¿Quién iba a pensar que que te dijeran cosas buenas también podía tener doble lectura?

 

Joder, es que ya no se sabe cómo acertar ajjaj.

 

El caso es que tenía mucho sentido.

 

Y le daba más sentido aún a cómo me había sentido muchas veces cuando en mi familia o en cualquier entorno yo sentía que me halagaban “de más”.

 

Yo lo interpretaba como que no me creía lo que me decían ni todo eso bueno o que no lo merecía y por eso me sentaba mal. Y sí, totalmente sí, pero la otra parte por la que no me gustaba y que no estaba viendo era la de manipulación sutil inconsciente.

 

Si a un niño le dices que va a triunfar y va a ser el mejor médico/cualquier profesión y tal y cual. Tú puedes pensar que es un mensaje que le refuerza, pero tenemos que plantearnos para qué se lo decimos y desde dónde.

 

Fíjate la proyección que le estás haciendo sin darte cuenta. Tal vez seas tú quien quiere más que triunfe en eso que él mismo. Esto lo que hará será crear una lealtad inconsciente que se hace con mucho amor pero, coño, que al final proyecta en otra persona lo que nos gustaría a nosotros que fueran. Que, tal vez, no tenga nada que ver con la profesión sino con que triunfen o consigan algo que nosotros no pudimos conseguir o evitarles el sufrimiento que nosotros pasamos, etc.

 

Algo, aparentemente inocente y lleno de buenas intenciones pero que puede generar un bloqueo mañana si no quieren seguir ese “mandato”. Ese niño/niña o adulto, da lo mismo, tendrá que hacer o no hacer lo que quiera. Conseguir o no conseguir lo que tenga que hacer o no. Es SU camino y nosotros no tenemos ni idea de lo que su alma necesita evolutivamente. Los buenos deseos hablan más de nosotros que otra cosa.

 

¿Entonces no puedo decir nada nunca? ¡Siempre la cago! Ajjaja bueno, a ver, of course que puedes decir lo que quieras, pero sobre todo siendo más conscientes del mensaje y de lo que puede influir en el inconsciente de la otra persona.

 

Tendemos mucho a la sobreprotección del otro y a la vez esperamos siempre que alguien nos salve. En la medida en que confiemos que si otro se cae, se levantará (pero no porque yo le anime, sino porque puede escoger levantarse si quiere), en esa medida confiaré en que no tengo que evitar mis propios obstáculos sino aprender a gestionarlo.

 

Mira, te pongo un ejemplo que me hizo mucha gracia que contaba mi compañero Curro Aguilar. Y es que en PNL se hace mucho esta forma de manipulación sutil con gente que es muy agresiva. Se les dice lo amables y cariñosos que son y eso hace que anule la agresividad del otro porque “si me han dicho que soy amable, no puedo fallar”. Pues fijaos como si funciona así en una cosa tan tonta, en algo con mayor carga emocional, cómo puede influir.

 

Se resumen en “Yo solo quiero que quieras que sea feliz, no que sea feliz porque todo lo que hay a mi alrededor es como yo quiero que sea sino porque tome todas las decisiones que considere y que VIVA”.

 

Otro ejemplo un poco gore que yo siempre le decía a mi madre cuando me di cuenta de lo extremadamente sobreprotegida que estaba.

 

Cuando me pasaba cualquier cosa y ella se ponía muy nerviosa queriendo evitar la vida, realmente, ella me decía “es que no quiero que te pase nada. Si por mí fuera te quedabas en una caja protegida de todo para que no te pasase nada malo”. Y qué pensáis que yo le contestaba? Pues yo le decía “si me quieres guardar en una caja para que no me pase nada, ya sabes enn cual? En una caja de pino”

 

Claro, imaginaos, jajaja ella se ponía mala, “Ay, hija, no me digas eso por dios” Entonces yo me reía y le decía “coño, pues no me digas tú lo otro” jajaja. Y ya está.

 

Y ella lo hacía desde el amor más profundo pero al final, inconscientemente proyectaba un “si te pasa algo malo, (malo = algo que yo considero que no es lo que tiene que ser) me haces sufrir.

 

Ese mandato es mal, os lo puedo asegurar. Y al final, ella solo intentaba compensar lo que ella había vivido pero estaba igualmente en un exceso. En este caso, y como suele pasarnos, de protección.

 

La exaltación de la hostia que son los demás y tal y cual al final es una forma de manipulación sutil inconsciente porque luego si alguien no se comporta como tú quieres, le podrás decir que qué fuerte con lo que tú le has apoyado y le has reconocido.

 

Fijaos la letra pequeña del asunto.

 

Cuando no hay un ataque directo, cómo vas a defenderte, es imposible. Pero tú por dentro sabes que hay algo ahí que no mola un pelo jajaja.

 

Y también puede incluso haber una parte de ti que esté en lucha con triunfar o el elogio que te digan para no tener que darles la razón. Al final cada mente y cada cuerpo reaccionan de una manera. Y al final no puedo hacer lo que yo quiera por si decepciono a mamá, a papá, al hermanito, o la profesora o quien sea.

 

Vivimos con miedo a decepcionar. Cualquiera se pone a emprender, no jodas!

Cualquiera lo peta y tiene muchos clientes.

 

Mucha letra pequeña.

 

¿El antídoto? Pues evidentemente hacernos conscientes de esto y cuando veamos que nos venimos muy arriba proyectando en los demás lo que queremos que sean o cualquiera de las cosas que hemos hablado, que elijamos qué decir de forma consciente.

 

Igualmente cuando te lo digan a ti. La comunicación asertiva es una maravilla para esto, no hace falta que digáis lo de la caja de pino jajaja Podéis reiros y decir, qué pasa que si no hago/soy eso, no me vas a querer o voy a valer menos. Yo tendré que hacer o ser lo que mi alma evolutivamente necesite.

 

La vida nos irá contando lo que es, no voy a adelantar acontecimientos. VOY A VIVIR.

 

Y bueno, como siempre me encantará que me cuentes qué te ha parecido el episodio, si tienes cerca alguien que haga muchos elogios, o tú mismo/a ajjaj o que te los hagan, cómo lo has vivido hasta ahora y qué es lo que más te ha impactado del episodio.

 

Ya sabes que si quieres trabajar conmigo en sesión 1-1 o en mi próximo taller de gestión emocional de la abundancia, formaciones intensivas de transformación emocional o mi membresía Academia de Visibilidad donde mezclo tanto mentalidad como estrategia y ventas para tener una crecimiento continuo en visibilidad que convierte puedes entrar en soyiremartin.com y clickar en el menú “trabaja conmigo” para ver todas las opciones que tengo disponibles ahora mismo. También puedes descargar mis recursos gratuitos y seguirme en Instagram para tener una conversación más directa, que siempre me encanta.

 

Igual que si te ha parecido interesante este episodio y lo compartes, me harás muy feliz.

 

Espero que este episodio te haya aportado y nos vemos en nada en el siguiente. Un beso eeeenorme y que no sea un día cualquiera.

⚡⚡⚡ ¿Quieres trabajar conmigo? Haz click aquí para ver las opciones o escríbeme.

🍹 Te espero en mi comunidad vía Telegram “Clicks mentales off the record donde envío clicks mentales extra y podemos comentar lo que se va moviendo en el mundillo.

COMPÁRTELO

Posts relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



🔐 RECIBE CONTENIDO EXCLUSIVO🔐

LAS MASTERCLASS PARA TU INSCONSCIENTE QUE TODO EL MUNDO RECOMIENDA

Si algo destacan de mí es el contenido exclusivo que envío en mi newsletters. Son verdaderas masterclass para tu inconsciente con ese toque de humor incómodo que engancha. Únete y gózatelo fuerte.

Las personas como tú visitaron…

Vivo fuera de la zona de confort, tal vez por eso pocas veces me verás en tacones.

¡Pero hablemos de ti!

Si eres nuevo por aquí, debes saber que soy escritora, publicista especializada en psicología de la comunicación in/consiente. Tengo tendencia a lo políticamente incorrecto, escribir sin filtro y ahuyentar el postureo, por lo demás no tienes nada que temer. Esta es tu casa, puedes pasearte descalzo.

Instrucciones para borrar cookies

Si has llegado a esta página pero no te aparece el vídeo, es por un problema con las cookies ya que Vimeo y YouTube necesitan unas específicas.

Sigue estos pasos:

  • Vete a los tres puntos que tienes al lado de tu foto, arriba a la derecha y entra en Configuración.
  • Selecciona Privacidad y Seguridad en el menú de la izquierda.
  • Pulsa sobre Cookies y otros datos de sitios en el menú centra.
  • Ve hacia abajo hasta Ver todas las cookies y datos de sitios.
  • En el buscador que tienes escribe soyiremartin.com
  • Pulsa en el icono de la papelera para borrar las cookies del sitio web soyiremartin.com.
  • Cuando vuelves a acceder a la web te saltará de nuevo el acuerdo de cookies, dale a aceptar todo (o, al menos, las necesarias y las estadísticas) y comprueba si ya te salen los vídeos de nuevo.

Si, una vez hecho, sigue sin aparecer, escríbenos a hola@soyiremartin.com y te ayudamos 😊