Cómo perder el miedo a ser una marca personal

Y es que qué difícil es ser fiel a uno mismo. ¿Ser una marca personal? ¿Yo? Estás de coña, ¿tú me has visto?

Pues sí, qué difícil es ser fiel a uno mismo. No fijarse en los referentes, no sentirse un intruso en la bloggosfera. No sentirse que no estás a la altura de los que ya han alcanzado el lugar donde quieres llegar tú. Una bloggosfera que te gana y te pierde por igual, donde quieres estar pero que hay tantas cosas que te repelen.

Qué difícil tener paciencia y confiar. Confiar en tu criterio, confiar en que si sigues tu instinto llegarás a tu meta. A la tuya y no a la preestablecida como la tuya. Qué difícil y qué incierto es el viaje.

Pues sí, pero no, darling.

Desaprender es el reto, es el objetivo para podernos rescatar a nosotros mismos del bucle donde nos hemos estado metiendo todo este tiempo.

Si estás emprendiendo y construyendo tu propio negocio, estás apostando por una vida diferente, rompiendo con las memorias de cuando trabajabas en la multinacional o como el eterno becario y empapándote de esta nueva vida que quieres tener, pero a veces nos atascamos en el mismo escalón. Y sí, de nuevo tiene que ver más con tu relación contigo mismo que con cualquier otra cosa.

Veamos.

Ahora, los autónomos estamos de moda, los políticos nos meten en sus campañas y los jóvenes cada vez cogemos más este camino para cambiar nuestra propia vida sin tener que esperar a que cambie la sociedad.

Asustados, pero con ganas, con mil miedos activos pero con impulso. Sin ver todas las ventajas, todas las armas herramientas que tenemos en nuestra mano, porque a veces nos nublamos.

Esto sí que lo sabes. Cada vez la gente quiere saber más quién hay detrás de las empresas, el consumidor busca a las empresas más en Facebook que en Google porque somos las beliebers de Mark Zuckerberg para ver el tipo de contenido que comparten las marcas, su tono, las respuestas a los comentarios, y todo lo que hace que metamos en el saco o descartemos a una marca: el vínculo emocional que crea o no con sus usuarios.

¿Y cuál es esa herramienta tenemos gratis y DIY para crearlo? Nuestra marca personal.

Por eso merece la pena romper la barrera de nuevo y empezar a construir a nuestro favor. Aunque primero hay que borrar de nuestra mentalidad que eso es solo para celebrities o que implicará airear nuestras vidas como si estuvieras en un plató de televisión. No, my friend, nada más lejos de la realidad.

No todo es oro lo que reluce

Si redujéramos la vida a las definiciones oficiales y metiéramos marca personal en Google, lo primero que encontraríamos es esto:

Captura de pantalla 2016-08-17 a las 16.47.33

 

Pero vamos a quitarnos de formalismos.

Hay algo que tienen en común la creación de una marca comercial y de una marca personal. El pilar donde deben apoyarse para que sean estables, fuertes y existosas es uno: la COHERENCIA.

Lo primero que el público debe eliminar para convertirse en usuario y después en cliente, es la inseguridad y la incertidumbre. Internamente necesita saber que puede confiar en lo que tiene enfrente. Y confiar significa saber lo que te vas a encontrar. Si los mensajes son contradictorios, nos cargamos esto de un plumazo.

Nos da mucho miedo hablar poco o hablar de más, contar cosas muy personales o demasiado comerciales, nos pasamos la vida buscándole el punto. Eh, pero no solo en tu empresa, seguramente también te pase en tu vida, y esa es la clave de lo que hablamos hoy, porque es ahí donde está precisamente instalado tu miedo frotándose las manos.

Si te quieres convertir en una diseñadora gráfica de referencia en tu sector, construir una marca personal fuerte entorno a ti pero hay una (o mil) parte de ti que le tienen mucho miedo el juicio externo, las críticas de la gente de tu entorno, los “y dónde va esta tía con esto”, etc., nos estaremos frenando. ¿Qué ocurrirá? No podrás evitarlo, y lo peor, seguramente no te daremos ni cuenta, pero estarás lanzando mensajes contradictorios alrededor y por tanto tu marca personal se convertirá en algo flojo e inestable y por tanto no trabajará positivamente en favor de nuestra empresa.

Intentaremos dar una imagen de coolturetas y apasionados de los clásicos de autor, cuando en realidad caíste y compraste  como una teenager la saga Crepúsculo aunque esté mal visto.

Y es que, aunque da para debate, no se puede fingir 3 meses en Gran Hermano y hacer un papel, pero sí puedes dar una imagen de incoherente y, por tanto, parecerlo. Hayáis sido carne de reality en el pasado (ejem) o no, estaréis conmigo en que lo que hace que desconfiemos de alguien es percibir incoherencia, que nos diga a veces una cosa y otras otra, que unos días tenga una cara y aparentemente, y sin diagnóstico, al día siguiente tenga otra, etc. Ocurre con las marcas, ocurre con las relaciones. Como siempre os digo, traslada lo que te ocurre con tu empresa como si fuese tu pareja y lo verás más claro.

Seguramente tengas gustos o comportamientos de los que te avergüences, pero queridísima piscis, consiste en no fingir algo que no eres ni sientes, solo porque queda bien o porque crees que venderás más. Recuerda la premisa number one: la gente no es tonta.

No hace falta contar todo, como decía al inicio. No es necesario hacer partícipes a todos de todo. Pensar de esta forma es la pista de que tienes una tendencia agradadora, como nos pasa muchas veces a todos, que tienes que mantener a raya.

Recuerda que SIEMPRE todos podemos elegir. Es momento de decidir qué partes tuyas potencias y cuáles son más íntimas para ti, pero sobretodo y lo que es FUNDAMENTAL es conocer esas partes y la forma de conocerlas es empezar a mostrarte.

Si no sabes cuáles son las partes de ti de las que te avergüenzas, será mucho más fácil equilibrarlas y que empieces a quererlas, porque queridísima, esto va precisamente de eso: quererse y aceptarse. Ese es el primer peldaño para poder construir a tu favor, si no quieres ni siquiera conocer las partes que no te gustan de ti, estarás construyendo para otro. Es una forma de que nuestro interior siga trabajando por cuenta ajena.

Como siempre, si te ocurre esto, es por miedo e inseguridad; te estás juzgando fuertemente querida. A veces no nos centramos en algo ni apostamos por lo que queremos y diversificamos el riesgo hasta en cosas que no nos despiertan gran cosa por miedo a equivocarnos, miedo a no ser lo suficientemente buenos o (inserte aquí cualquier otro motivo que te acabe de llegar a la mente). Si te está ocurriendo algo así, tranquilidad, solo con darte cuenta es el primer paso para cambiarlo, ya iremos dando juntos los siguientes pasitos 😉

Cómo se traduce esto en tu imagen de marca personal

Algo que siempre recordaré de las clases de RSE (responsabilidad social empresarial) es que no se puede engañar a la gente, dar una imagen de algo que no somos, a la larga (o a la corta si encima somos unos torpes) nos trae consecuencias nefastas muy difíciles de levantar.

Así que grábate a fuego estas 3 pautas para perder el miedo y reforzar positivamente tu marca personal.

  • Unificación de las islas de la personalidad. Haz una lisa de los valores que te definen como persona y de los valores que te definen como marca. Es momento de analizarlos y unificarlos.

Analiza los valores que tienes como persona anónima, si eres divertido, comunicativo, cariñoso… Y ahora analiza los valores que quieres transmitir con tu marca: profesionalidad, cercanía, creatividad, rapidez… Es momento de que observes esas 2 columnas y veas los símiles y las diferencias.

¿Se complementan? ¿Se suman? ¿Hay partes que se perjudican la una a la otra? ¿Hay partes de ti que crees que son perjudiciales para tu negocio? Esta es la clave. Encuentra el foco y separa la paja del trigo.

Después, debes convertir lo que aparentemente son debilidades en fortalezas. Y si necesitas que te eche un cable con esto, ¡no dudes en pedírmelo!

 

  • Muestra tu mundo: sobretodo algunas redes sociales, como mi adorado Instagram, dan la oportunidad de que te conozcan de otra forma. Dar a conocer otras partes de ti más personales, enseñar la interactuación con tus productos o servicios de una forma más creativa y establecer vínculos más directos con tus usuarios.

Ve a tu listado de valores y transmite tus valores estructurales de manifiesto, muéstrate y fortalece el vínculo con tu público.

Ya te lo decía aquí cuando hablábamos de ser blogger y aquí donde te hablaba de los misterios de instagram, y para mí publicar contenido propio es muy muy muy MUY importante a la hora de definirte como marca personal si eres una empresa unipersonal o si eres el representante visible de una pequeña o mediana empresa.

¿Cómo lo puedes hacer? Busca un estilo y ve a por él. Por ejemplo, si no tienes ni idea de hacer fotos porque ni es lo tuyo ni te gusta, pero sabes que tu público está en instagram, reinvéntate y sube fondos con frases o trozos de canciones/textos o cualquier cosa que te sea fácil, te defina y no esté lanzando al mundo la imagen de perfil vacío de publicaciones o de publicaciones poco atractivas o apetecibles.

No hay que sacrificar nada, ni renunciar a nada, solo reinventar todas nuestras partes a nuestro favor. Unifica tus valores, identifícalo con varios tipos de contenido y ¡pa’lante!

  • Factor actitud: márcate una ruta en tu mapa que te haga sentir seguro y empieza a caminar. No trates de eliminar todas las dudas, simplemente camina, observa y ve midiéndote.

La mejor forma de saber si lo estás haciendo bien o no es en cómo te sientes tú y en los resultados. Ve ajustando tipos de contenido, textos o enfoque según lo que veas que tiene más engagement para que todo ese impulso acabe convirtiéndose en venta.

Ya lo ves, consiste en estar seguro de ti y de lo que haces. Poner en orden todas las partes y matices de ti que te completan y darle forma para que todas esas emociones y características trabajen a tu favor.

Hay que hacer un reset mental y empezar a quitarnos la camiseta de la multinacional donde trabajábamos, su modus operandi y su forma de contestar a clientes y usuarios. Ahora estamos solos en esto y es a nosotros a quien quiere y DEBE conocer nuestro público.

Nota en el parabrisas: no se trata de caer bien y hacer amigos, aunque a veces también ocurre, se trata de atraer clientes siendo tú mismo.

 

¡¡Mil gracias por leerme!! Nos vemos en el próximo post, no olvides suscribirte en el cuadradito amarillo para recibir el contenido exclusivo para suscriptores.

¡¡Feliz semana a todos!!

 

(Banda sonora del post: Grita – Jarabe de palo)

Tal vez también te interesen…

tener más clientesentrevista sem seoganar más empresa

COMPÁRTELO

Posts relacionados

2 comentarios
  1. Tamara 30 de octubre de 2016

    ¡Me encanta tu proyecto! me parece innovador, útil y valiente!Mucha suerte y ánimo

    Responder
    • Ire Martín 31 de octubre de 2016

      ¡¡Muchas gracias, Tamara!! Ahí seguiremos, ¡dándolo todo!;) Un beso

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



AUDIOCurso online gratis

Cómo desbloquear lo que está frenando tu empresa y tu vida

Un bloqueo emocional ha tomado las riendas de tus decisiones y sabes que es el momento de decir basta y dar una vuelta más. Accede a mi audiocurso y descubre las claves para comenzar a hacerlo.

Las personas como tú visitaron…

Vivo fuera de la zona de confort, tal vez por eso pocas veces me verás en tacones.

¡Pero hablemos de ti!

Elige el tema que te interesa leer o escuchar y déjame un comentario cuando lo hagas para saber qué contenidos te gustan más.

Si eres nuevo por aquí, debes saber que soy escritora, publicista especializada en psicología de la comunicación in/consiente. Tengo tendencia a lo políticamente incorrecto, escribir sin filtro y ahuyentar el postureo, por lo demás no tienes nada que temer. Esta es tu casa, puedes pasearte descalzo.