A mí me da igual

Pues a mí me da igual. Hacerlo sola o acompañada, con dinero o sin dinero, teniendo miedo o sin tenerlo. Lo voy a hacer y no lo voy a posponer más. Se acabaron las excusas. Me meto en la burbuja donde todo me resbala y ya no existen los micro fuegos de otros que me hacen alejarme de mi objetivo y abandonar las tareas y personas que me acercan a ello. Se acabó el sabotaje. No sé cómo ni cuándo ocurrirá, pero sé que desde este minuto empiezo a caminar hacia mi objetivo sin detenerme, sin excusas, sin posponer absolutamente nada relacionado con ello porque esto SÍ es lo que REALMENTE ME EMOCIONA HACER.
(#AplaudanDePie)
Esto, es lo que se está despertando cada vez en más gente de la que me rodeo. El otro día os lo contaba, Rosa Ana me recordaba lo importante, la fuerza interna, la decisión de que cuando REALMENTE quieres algo y tienes un objetivo, todo se ordena (empezando por ti) para que eso ocurra. Pues fíjate tú, que de la forma más tonta justo dentro de un mes estaremos ante uno de los míos. El próximo taller de marketing emocional y aumentar tus ventas sin miedo era algo que tenía claro que quería que sucediera y aquí lo tenemos, cada vez más cerca y con más ganas.
 
Tengo que confesar, que yo era una temerosa de ponerle precio a mi trabajo y de perseguir cobros ni te cuento, es más, más de una y más de dos, han desaparecido clientes sin pagar después de hacer mi trabajo (maldición gitana). Era la perfecta imperfecta vendedora y mucho menos recaudadora, una ruina total! Todos mis objetivos eran siempre (y la verdad es que lo siguen siendo) emocionales y cero monetarios, únicamente emocionales. Trabajaba literalmente por amor al arte. Esto hubiera estado genial si viviera en un mundo donde la pasión fuera la moneda de cambio, ¡PERO NO! y por eso espabilé, jajaja.
Me di cuenta de que tenía miedo tanto al éxito como al fracaso, me daba pánico ponerle precio a mi trabajo, total… Yo lo hacía porque me encantaba, era un regalo para mí. Pues amiga, búscate un trabajo que te pague las facturas y haz esto por hobbie. Como eso estaba descartado porque todo mi tiempo quería destinarlo a esto, tuve que ordenarme por dentro para poder vivir de lo que realmente me emocionaba y me sigue emocionando cada día.
Y por eso he aprendido tanto hasta llegar hasta donde estoy ahora, porque entendí que si realmente me emcionaba como lo hacía, merecía el primer puesto en mi vida. Comprendí por qué tenía ese comportamiento, de qué huía y a qué le tenía miedo.
¿Cómo lo hice? Empecé a priorizar de verdad. Me quité todas las excusas (porque sí, querida/o, lo único único único que te frena son excusas mentales y te lo demuestro en el taller in situ, sin trampa ni cartón, yeaaah).
Iba a poneros un ejemplo de la vida misma para que lo podáis extrapolar a vuestro objetivo pero me estaba metiendo en un jardín como siempre muy santo, así que me voy directamente a la moraleja. Todas las decisiones tienen coste de oportunidad, es decir, lo que dejamos de hacer por hacer X acción. Si hoy quería dedicarlo a investigar el mercado donde me voy a mover o hacer un mailing promocional pero justo alguien de mi entorno se le rompe una uña y acudo sin pensarlo, estoy dejando tirado mi proyecto. Si tengo apuntado todo lo que quiero hacer esta semana por mi proyecto pero pasan los días y me enredo con cualquier cosa para no hacer, estoy dejando tirado a mi proyecto. Y así ad infinitum. Trasládalo a tus incondicionales (que serían tu proyecto) y en la vida misma ocurre igual. Tal vez ese enfoque te ayude para ser consciente y decidir si quieres cambiar el orden de prioridades.
A mí me ha pasado, en lo personal y en lo laboral. Con mi proyecto, cuando me di cuenta de que me estaba pasando esto, valoré y le puse en la prioridad que realmente tenía, que no tiene que ser ni el primer puesto ni el útimo, simplemente la que tiene, pero desde mi sentir y no desde la incondicionalidad que perciba. Es la única forma de actuar en coherencia. Si no sabemos dónde estamos no podemos pedir a Google Maps que nos muestre el camino para llegar al objetivo.
Pues eso. Tu proyecto sabes que siempre está ahí, es un sueño que tienes localizado y que en tu mente aparentemente está priorizado pero para lo que nunca sacas tiempo o concentración. Eso sí, tienes una lista de «tengo que» y planes para llevarlo a cabo larguísima y detallada (seguramente solo mental y nada por escrito por supuesto, no vaya a ser que empecemos a materializar ¡y la liemos! ajjaj), muchas buenas intenciones que al final queda en vacíos de acción, ruido mental y muuuucho desgaste que solo te va a pesar y ralentizar el proceso. Verdad verdadera. Como lo tienes claro, resuelves todo antes para poder ponerte en serio. Lo que pasa es que ese en serio nunca llega. Moraleja, además de que tienes que leerte mi post sobre gestión del tiempo, debes ser consciente de que elegimos constantemente y es tu decisión poner freno a las excusas y seguir con ellas un tiempito extra.
Esa actitud ante los objetivos de nuestro proyecto, condicionarán claramente las ventas e ingresos del mismo. Siempre os lo cuento en los talleres, si das verdad, recibirás verdad, si das implicación, recibirás implicación, si das excusas, recibirás excusas de tus clientes. Esta es una máxima de ti para ti y que se refleja en todo lo demás.
El por qué te ocurre esto es algo interno, la raíz de todo, no es que seas un/a perro/a del infierno y te lo voy a contar desde ahí con todo el cariño y empatía del mundo porque todos somos tú; así que trabajaremos juntos para salir del bucle que nos frena y poner el turbo sin mirar atrás. Yuhuuuu!!! (vuelvan a aplaudir de pie).
Todo el camino recorrido hasta poder poner precio a mi trabajo, hacer presupuestos cerrados, ser autónoma, IVA mediante, pagar todos los gastos y poder gestionar mis ingresos, hace que haya aprendido MUCHO ya que el punto de partida era tremendamente desastroso ajjaja #DeTodoSeSale.
Aún tengo muchísimo camino, y ansia, por recorrer y seguir aprendiendo y yo lo seguiré compartiendo con vosotros ya que es la mejor manera de afianzarlo.
El fin de semana del 21 y 22 de mayo en Madrid, ampliamos temario, el marketing emocional y todo lo que conozcamos sobre nuestra gestión emocional y cómo aplicarla a nuestro proyecto se unirá con aprender a vender nuestro proyecto sin miedo, con la fuerza de que eso es lo que realmente nos emociona y con el merecimiento de que ese proyecto sea lo que nos sostenga económicamente.
Pautas que me han ayudado, truquillos, resolver el problema desde la raíz, práctica, mucha práctica para que nos vayamos del taller a tope de power para volcarlo todo en nuestro trabajo…

Últimamente me dicen mucho que hago magia, pues estoy dispuesta a contaros absolutamente todo de cómo la hago.

¡Se acabaron las excusas! A por ello!!!
Informáte y reserva tu plaza escribiéndome a estoy@dibujandoestrellas.com
Banda sonora del post: Arde sobre mojado – Dorian
portada taller mayo

COMPÁRTELO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Posts relacionados

3 comentarios
  1. Aida 21 de abril de 2016

    Maravilloso!!!!

    Responder
  2. Mariaje Coloreando Momentos 21 de abril de 2016

    Ou yeah!!!!! Vamos a perseguir nuestros sueños sin miedos claro que si.
    Que nuestros sueños sean mayores que nuestros miedos y excusas.
    Ainsss si es que contigo es fácil que crezca la motivación,
    Muacks

    Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Curso online gratis

Cómo desbloquear lo que está frenando tu empresa y tu vida

Un bloqueo emocional ha tomado las riendas de tus decisiones y sabes que es el momento de decir basta y dar una vuelta más. Accede a mi audiocurso y descubre las claves para comenzar a hacerlo.

Las personas como tú visitaron…

Vivo fuera de la zona de confort, tal vez por eso pocas veces me verás en tacones.

¡Pero hablemos de ti!

Elige el tema que te interesa leer o escuchar y déjame un comentario cuando lo hagas para saber qué contenidos te gustan más.

Si eres nuevo por aquí, debes saber que soy escritora, publicista especializada en psicología del consumidor y diplomada en Bioneuroemoción®. Tengo tendencia a lo políticamente incorrecto, escribir sin filtro y ahuyentar el postureo, por lo demás no tienes nada que temer. Esta es tu casa, puedes pasearte descalzo.