Neurología de tu miedo a vender

TRANSCRIPCIÓN

¿Realmente nuestro cerebro sigue determinadas instrucciones cuando vamos a vender? ¿El miedo que nos paraliza a ganar dinero y crecer realmente se puede cambiar biológicamente?

 

Hoy nos ponemos un poco gafapastas pero de estar por casa hablando de la neurología del miedo a ganar dinero.

 

Hola a todos, soy Ire Martín, publicista, escritora y diplomada en bne, y en este podcast hablamos de mentalidad, emprendimiento, psicología, conciencia de unidad y mucho amor con humor.

 

El miedo inconsciente a ganar dinero siempre es uno de los grandes temas de los que queréis que profundice más y más.

 

A veces pensamos que es por temas culturales, y por supuesto influyen. A veces pensamos que es que en nuestra familia se decía mucho que mejor pobres pero honrados, y sí, por supuesto influye. PERO la clave del asunto es lo que decidiste de niña sobre ciertas cosas y que en la edad adulta desembocan en tu relación con el dinero y también cómo funciona el mecanismo cerebral para que comprendas el proceso.

 

Por ejemplo, un caso en el que puede ocurrir que como mi madre sufrió mucho y en esas nací yo, mi labor es ser su premio y hacerla feliz. Me disocio/desprendo de mi papel como hija y casi casi que soy su madre. Estoy a su servicio. Muy sutilmente ocurre, no es algo tan evidente como puede sonar. Incluso puede parecer que pasas de todo y eres muy independiente pero luego pierdes el culo con cualquier cosa y lo poner por delante porque crees que tienes que elegir.

 

Os pongo un ejemplo de un caso que he tenido estas últimas semanas en consulta. Una persona que venía porque no conseguía tener los resultados que quería. En realidad no le iba mal del todo porque iba consiguiendo clientes y crecer pero para ella no era suficiente pero ni de coña, vamos.

 

Haciendo el acompañamiento lo que vemos es una fidelidad a su madre en el sentido de compensar su sentimiento de soledad. Por el ambiente emocional en el momento en que su madre se queda embarazada, graba esta información que luego vemos repetidas en infinitas situaciones durante toda su vida. Si ella está siguiendo el mandato de compensar esa carencia de su madre, no podrá construir algo propio que la llene porque ya está intentando llenar el vacñio de otra persona.

 

Fijaos que ella misma alucinaba porque todo en su negocio había empeorado poco después de que le diagnosticaran a su madre una enfermedad. El mandato dijo: paren las rotativas, ahora tu energía está en otra parte. Y lo que os decía de lo sutil. Ella no dejó de hacer su trabajo aparentemente, pero su inconsciente iba a otra parte. Tanto es así que al finalizar la consulta se dió cuenta de que desde el confinamiento no había visto absolutamente a nadie porque sabía que eso significaba no ver a su madre. Fijaos el exceso, ahí sale claramente la creencia de mi madre vs. el resto del mundo. Podía haber hecho mil planes con seguridad, verse por zoom o lo que sea pero ella activó eso inconscientemente.

 

Tengo muchísimos ejemplos como este y os quiero explicar como ocurre concretamente cuando tenemos miedo a ganar dinero. Llámalo miedo a vender, miedo a construir algo mío, llámalo X.

 

Te explico cómo funcionamos con cualquier estímulo que nos dé miedo.

Con cada estímulo que desencadena una emoción se crean nuevas conexiones entre un grupo de células en nuestro cerebro. Es una especie de asamblea celular que retiene el aprendizaje emocional. El conjunto de todas las asambleas forma la base de datos de todo lo que nos emociona, y aunque es fácil añadir datos, borrarlos es muy complicado por eso es tan dificl controlar totalmente nuestras emociones.

Entonces aquí viene lo importante. Hay una gran diferencia muy clave entre un cerebro evolucionado y otro primitivo es la capacidad de distinción entre realidad y representación. Este solo se da en animales con cerebros suficientemente desarrollados como los humanos y su funcionamiento es así

Cuando vemos una imagen que nos da miedo (digo imagen en plan una peli de terror, pero puede ser imagen con el pilotito rojo de una cámara que pone grabando o emitiendo en directo; a esto voy después)

 

Bueno, pues cuando ocurre esto, la info pasa de los ojos al tálamo donde es procesada y redistribuida inmediatamente a la amígdala. Esto ocurre ultra rápido y es lo que permite el cerebro active los mecanismos que preparan al cuerpo para afrontar el posible peligro.

Entonces, a la vez que ocurre? Que la corteza cerebral recibe la misma info procedente del tálamo. Esta conexión se produce más lentamente y la corteza tiene más tiempo para analizar el mensaje detenidamente, así puede determinar que no existe el peligro ya que tan solo se trata de una imagen de una peli o el rec, pero que no hay una pistola apuntándote a la cabeza.

Total, que si la corteza analiza que no es na, la alarma del miedo se detiene. Muy útil todo lo que pasa en muy poquito tiempo.

Ire, tía, pero mi cerebro sigue cagaito con la venta/[inserte aquí drama empresarial] y no se termina de pispar de que no corre peligro mi vida.

 

Ojo al dato, amiga que aquí es donde viene curvas con el último dato gafapasta del día y mi posterior reflexión.

Nuestra genética, queridos amigos, también influyen. Esto hace que a veces no logremos diferenciar entre real y representación. La amígdala se pone en contacto con el cíngulo (una zona del cerebro) y cuando hay una variable genética concreta no se desactiva la respuesta de miedo porque no se logra diferenciar. PUM

 

Tía, tía, tía… Entonces una variable genética puede hacer que tenga miedo a las ventas/[inserte drama aquí]? Puede ser por eso o por un montón de motivos más. El caso es, y aquí viene mi reflexión y moraleja, que casi nada es irreversible en esta vida. Y existe el factor epigenético. Esto hace que tengas o no el gen, tal vez ciertos estímulos te den un yuyu que no veas.

 

Y estos factores se puede modificar porque es la forma en la que se comporta el gen. Hoy me estoy pasando de gafapasta por la votación popular que salió en Instagram esta semana jajaja.

 

Ya os dije que yo creía que prefiráis que solo os contase las conclusiones y aplicación facilita. Y, de hecho, estuvo muy igualadito, peeeero para los que querías también datos gafapasta ahí los tenéis.

 

Moraleja. Que es mi parte favo.

Si a mí me está dando mucho miedo hacer según que cosas, vender, construir mi imperio, etc. de una forma inconsciente, claro está. A veces es muy útil saber el origen y es lo que vemos en consulta. Pero otras veces no hace falta meterse en averiguaciones y vamos a trabajarlo directamente.

 

¿Cómo lo trabajamos? Cambiando conscientemente la emoción que hay detrás de lo que estamos viviendo. Esto se puede hacer de muchas formas y en mis cursos es a lo que enseño. Cuando cambias la emoción que experimentas cuando vives una situación, cambia la situación.

 

¿Qué pasas? Que si no hacemos acciones de venta, no venderemos y no hacemos acciones de venta porque pensamos que somos un coñazo. ¿Y por qué lo pensamos? Porque no sabemos hacerlo de una forma humana, natural y que nos haga sentir cómodos y bien.

 

Vamos más tensos que un pavo en Navidad y estamos muy muy perdidos.

Las emociones se puede cambiar si aprendemos a crear entornos que lo favorezcan y/o adquirimos herramientas que nos ayuden a cambiar eso.

Por eso mismo y tras muchos meses de espera, que lo sé, hoy sale en preventa mi curso más ventas con más empatía. Un curso que puedes hacer a tu ritmo y con acceso de por vida donde precisamente te enseño a vender de una forma constante y que vaya contigo.

Te enseño técnicas tanto emocionales como comerciales para que no vuelva a ser un freno para ti. Es un pepinazo de curso que lancé en verano en directo y con el que algunos de esos alumnos han podido vender 20 plazas de un programa de 800€, o sea facturar 16.000€. El retorno de la inversión está clarísimo y es el mejor aprendizaje en el que puedes invertir.

 

Desde hoy sale la preventa, que estará disponible solo unos días y que solo te costará 147€ que es un precio simbólico por todo el contenido que te vas a llevar y sobre todo la rentabilidad que le sacarás.

El curso oficialmente abrirá sus puertas a mediados de enero.

 

Estoy muy ilusionada y deseando que os vaya tan bien como a los alumnos que ya lo compraron en verano.

Contacta conmigo en dime@soyiremartin.com o por Instagram (@iremartindice) para contarme tus dudas. También puedes descargar gratuitamente mi vídeochecklist con los 11 errores típicos en un cierre de ventas yendo a soyiremartin.com/descargas.

 

Tengo muchas ganas de democratizar las ventas y todos los secretos de la estrategia que llevo haciendo tantos años para mí y mis clientes. Ojalá verte dentro.

Hoy, como ves, traíamos cañita de la buena.

 

Espero que este episodio te haya aportado e inspirado para hacer los cambios que necesitas ahora mismo en tu vida.  Nos vemos en nada en el siguiente. Un beso eeeenorme y que no sea un día cualquiera.

⚡⚡⚡ ¿Quieres trabajar conmigo? Haz click aquí para ver las opciones o escríbeme.

🍹 Te espero en mi comunidad vía Telegram “Clicks mentales off the record donde envío clicks mentales extra y podemos comentar lo que se va moviendo en el mundillo.

COMPÁRTELO

Posts relacionados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



AUDIOCurso online gratis

Cómo desbloquear lo que está frenando tu empresa y tu vida

Un bloqueo emocional ha tomado las riendas de tus decisiones y sabes que es el momento de decir basta y dar una vuelta más. Accede a mi audiocurso y descubre las claves para comenzar a hacerlo.

Las personas como tú visitaron…

Vivo fuera de la zona de confort, tal vez por eso pocas veces me verás en tacones.

¡Pero hablemos de ti!

Elige el tema que te interesa leer o escuchar y déjame un comentario cuando lo hagas para saber qué contenidos te gustan más.

Si eres nuevo por aquí, debes saber que soy escritora, publicista especializada en psicología de la comunicación in/consiente. Tengo tendencia a lo políticamente incorrecto, escribir sin filtro y ahuyentar el postureo, por lo demás no tienes nada que temer. Esta es tu casa, puedes pasearte descalzo.